Profe: autora de materiales, caricaturista, entre otros

Hace muchísimo tiempo que deseo tener las habilidades de un caricaturista para materializar ideas que se me ocurren para la clase de ELE. Mientras, se me ocurre que lo mejor que puedo hacer es irlas describiendo con palabras y archivarlas hasta que llegue un salvador (o lo encuentre yo). Aunque confieso que ayer perdí un poco la paciencia y en lugar de describir, guardar y esperar, me lancé a dibujar sobre un bloc de notas en blanco (y cómo me gusta a mí un papel en blanco para hacer lo que se me vengan en ganas sobre este). Pues sí, estaba preparando un test y quería diseñar una actividad para que los estudiantes describieran las relaciones entre varios personajes de una serie de TV (inventada). Empecé por una lista de datos para que a partir de allí escribieran su versión de la historia. Por ejemplo: Jacinto, padre, un hijo. Después pensé en buscarme una serie que todos conocieran y darles la información básica, pero qué tal si no se conocían todos la serie. Pasé luego a buscar imágenes en Google pero no me resultaba muy bien la cosa con búsquedas del tipo “relaciones personales”, “árbol genealógico” y todo eso. Al final, perdí la paciencia, agarré mi bloc y este fue el restultado:

Relaciones Personales. Autora: yo (=

Cuando hago cosas como esta, en el momento, me siento muy contenta porque he encontrado la solución al problema que tenía. Al menos eso creo. Pero muchas veces me pasa que, después de un tiempo, cuando vuelvo sobre mi creación, empiezo a verle errores aquí y allá. En el caso de un texto, encuentro erratas, explicaciones complicadas, falta de estilos, y cosas así. De momento, esta creación está fresquita y no ha sido llevada al aula. Mañana será el gran día en que llegue a manos de sus destinatarios. Ya me tocará a mí volver sobre ella y juzgarla otra vez (o a ustedes, si se les antoja :)). Es todo un proceso: idear, materializar, editar, probar, dejar reposar, volver, analizar, reeditar. ¡Uy! ¡Cuántas cosas!

Crónica de una clase de cultura en el aula de ELE

A continuación comparto con ustedes un material de clase para presentar elementos de la cultura venezolana con un grupo de nivel B2.1. Antes, les narro cómo se fueron enlazando los hechos, hasta convertirse en material para una clase, porque así, por un lado, organizo mis ideas y pulo mi método de trabajo y, por otro lado, comparto algo que tal vez alguno quiera usar en clase con sus estudiantes.

Gente 3 - nueva edición. Foto: Amazon.co.uk

Estábamos trabajando con el libro Gente 3, de la editorial difusión, destinado al nivel B2. Particularmente, estábamos en el tema 4 que se titula “Gente y aventura”. Entre los varios objetivos de la unidad se encontraban el de hablar de paisajes, refiriéndose a accidentes geográficos específicos y el de hablar de situaciones hipotéticas utilizando, para ello, el imperfecto de subjuntivo y el condicional.

En la primera parte de la unidad aproveché de compartir fotos de las regiones más bonitas y peculiares de Venezuela para reforzar el vocabulario: Los Llanos, que son una especie de sabana tropical compartida con Colombia; el parque nacional Canaima que reúne parte de las rocas más antiguas de la tierra, inspiración de la película animada de Pixar “Up” y hogar de la caída de agua más alta del mundo: el Salto Ángel; el archipiélago de Los Roques, en el Mar Caribe; entre otros.

Foto de Los Roques, archipiélago de Venezuela. Autora: Arianna Arteaga.

Por otro lado, entrábamos ya en diciembre y a mí se me despertaba, como cada año, un desaforado espíritu navideño. Escuchando aguinaldos (villancicos) y gaita zuliana (música navideña venezolana) me crucé con un aguinaldo típico de Venezuela que reza “si la Virgen fuera andina y San José de Los Llanos, el niño Jesús sería un niño venezolano”. Pensé que sería perfecta para la ocasión. Al analizar la letra entera del villancico, me di cuenta de que había una inmensa carga de contenido cultural relacionado con la vida llanera que, si no aclaraba, iba a dejar a los estudiantes “verdes”.

Así nació mi clase. La presentación de apoyo que usé es la que muestro más abajo. Está cargada de apoyo audiovisual. Lo que expliqué en ella fue, más o menos, lo siguiente:

La presentación, divida en tres partes, la inicio hablando de Los Llanos: cómo es la flora y la fauna de esa zona, la importancia de la ganadería y agricultura, y las prácticas socioculturales como las cabalgatas llaneras y los toros coleados. Seguidamente, enlazo con el joropo, música de la zona, el vestuario y el baile. Hay muestras de todo (fotos o videos) en la presentación. La muestra más auténtica es un video que grabó mi esposo en agosto de este año (2011) en el que íbamos en un vuelo Madrid-Caracas y, por casualidad, viajábamos con un coro del país, que regresaba de algún evento. El orfeón decidió, espontáneamente, cantar el joropo más conocido por e hincado en el corazón de los venezolanos: Alma Llanera. En esta tercera parte enlazo con la navidad, que es la festividad más importante y desenfrenada (irónicamente) de Venezuela. Allí hablo de los “Pesebres” (Nacimientos o Belenes) y cierro con el villancico que me topé en el camino. El que estaba cargado de toda la cultura llanera que inspiró la presentación.

Este tipo de actividades siempre me resultan muy agradables porque al hacerlas yo emano una pasión similar a la del amor entre Pedro y Tita (“Como agua para chocolate”) y mis estudiantes se terminan contagiando, haciéndome preguntas en el camino y satisfaciendo, a la vez que multiplicando, su curiosidad cultural.

Nota: los estudiantes tienen entre los 20 y 50 años de edad.

Video sobre los reflexivos

Este video, elaborado por un profesor en Estados Unidos (el Señor Mara) me parece muy divertido para usar como complemento una vez que los estudiantes han visto los verbos reflexivos por primera vez. No necesariamente tiene que ser para estudiantes angloparlantes, pues yo lo he usado con rusos y estonios, pero claro que será mejor si hablan inglés. Por otro lado, tiene mucha información visual. En cuanto a la elaboración del mismo, estoy segura de que les tomó muchísimo tiempo, pero creo que el resultado fue genial.